Camino

por mierteran

sin título_0036_1281180-2

No hay principio, ni final… sólo el camino.
No hay sentido, ni piel, ni corazón… el camino se adueña de mí y me hace parte suya.
Olvidas quíen eres, por qué estás ahí, con la mirada fija adelante, los pasos siempre en la misa dirección, pero sin rumbo.
Grito en medio de la nada rebentándome la garganta saltando fuera de los pasos escritos.
El frío de lo desconocido me invade.
Y es entonces cuando el miedo me recuerda que mi mayor debilidad soy yo mismo.

Anuncios